La Palma
Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO y la Isla Bonita en el Océano Atlántico

Historia de la "Isla Bonita



Benahoritas
Los indígenas de la isla eran los benahoritas, también llamados guanches en otras islas canarias. Llevaban una vida modesta y han dejado huellas en forma de dibujos rupestres. Por desgracia, los españoles destruyeron muchas pruebas históricas durante la conquista. Los guanches estaban bien organizados políticamente, pero esto no les ayudó a hacer frente a la astucia española.

El lugar religioso más importante de los guanches en La Palma era el Idafe, la piedra sagrada en la Caldera de Taburiente. Esta piedra dio su nombre a este página.

Españoles
A finales del siglo XV, Alonso Fernández de Lugo llegó a la isla. Se lanzó a la conquista de esta joya. En aquella época, la isla estaba dividida en 12 cantones diferentes. Cada una estaba gobernada por una gobernación, también llamada "Mencey". En sólo 7 meses, Fernández de Lugo consiguió gobernar 11 cantones. Hizo pactos y apenas utilizó la fuerza de las armas. Queda un cantón. Fue el 12º y actual Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. El cantón se llamaba "Acero", que también significa "tierra fuerte" en el idioma local. Allí gobernaba el Mencey Tanausu, que encabezaba un pequeño grupo de indígenas. Fernandes de Lugo fue derrotado varias veces en batallas por los Benahoaritas. Sin embargo, consiguió sacar a Tanausu de su escondite con una treta. Durante la incursión preparada, el "Mencey" fue capturado. Según la tradición, Tanausu se embarcó para la travesía a España, pero se negó a comer y murió de hambre.
.


Tiempos modernos
  La Palma siempre se ha caracterizado por los monocultivos. En el siglo pasado, los pulgones de la cochinilla se cultivaron a gran escala en cactus de hoja importados de México. De los pulgones se extrajo un tinte extraordinariamente caro, el rojo carmín. Tras el descubrimiento de la producción de tintes sintéticos, esta industria dejó de existir en pocos años. Todavía hoy se pueden encontrar los cactus y los piojos tampoco se han extinguido. Sin embargo, ya no se utilizan comercialmente.

Hoy en día, los plátanos se pueden encontrar en toda la isla.  El plátano no es precisamente la mejor fruta para cultivar en la Palma. El plátano, por ejemplo, es un gran consumidor y depende de una fertilización intensiva. Los plátanos también consumen grandes cantidades de agua. Se necesitan unos 1000 litros de agua para producir un kilo de plátanos. Es casi evidente que el cultivo del plátano apenas se practica en las islas con escasez de agua. El cultivo de plátanos sigue estando subvencionado.

Tras la construcción del túnel viejo que conectaba los lados este y oeste de la isla, comenzó el auge económico de Los Llanos de Aridane. Hoy en día, este lugar es el centro económico de La Palma y ha arrebatado el primer puesto a Sta. Cruz, la capital.

El turismo desempeña un papel cada vez más importante en La Palma. Afortunadamente, la isla no está dotada de hermosas playas y sólo un 3% del litoral son playas, lo que desalienta el turismo de masas. Sin embargo, el desarrollo de los últimos años ha sido increíble. Hace 10 años, tal vez 5 aviones extranjeros aterrizaban por semana en temporada alta. Hoy en día, en los días punta, ¡hay más de 10!

El turismo también ha contribuido a la riqueza de los palmeros. A algunos les gusta mostrar esta riqueza en forma de coches. El tráfico ha aumentado en consecuencia, pero los atascos son una absoluta rareza.

Después de que en 1983 se protegieran más de 500 hectáreas de terreno cerca de Los Tilos como Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO, desde 2002 toda la isla y otros 164 kilómetros cuadrados de zona marina están protegidos como Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO.

La isla de La Palma también es ideal para practicar deportes al aire libre. Ante todo, el parapente. Especialmente en los meses de invierno, cuando los días son cortos en los Alpes y los días de vuelo pueden faltar durante semanas, La Palma ofrece un clima y un tiempo excelentes para los vuelos en parapente. La temporada principal para los pilotos de parapente es el semestre de invierno, de octubre a marzo.

El parapente en La Palma es hermoso, las térmicas son en su mayoría agradables y fáciles de centrar. Sin embargo, hay pocos lugares de aterrizaje y la meteorología especial aumenta las exigencias. En La Palma volamos mayoritariamente a sotavento, a veces también hay cambios de viento durante el día y esto hace que la evaluación de la situación meteorológica actual sea más exigente. Por lo tanto, los principiantes o los pilotos con poca experiencia sólo deberían visitar La Palma con un guía.  Quien vuela en La Palma como piloto libre debe tener confianza para evaluar la situación meteorológica y no sólo volar, sino también ser capaz de descender rápidamente y aterrizar bien si es necesario.

Copyright 2022 © idafe.com

Impressum